guantanamo city .org - Tierra entre rios

El Cemí

De manos de hombres semidesnudos que habitaron la entrada oriental del archipiélago cubano, salió, hace cinco siglos, el tallado del Cemí de Gran Tierra, la más importante escultura aborigen antillana con representación humana estilizada.

guantanamo city .org - The Cemí

La figura en cuestión mide 92 centímetros de alto, en forma alargada y semicilíndrica, semejante a un tabaco, tallada en la durísima madera del Guayacán Negro, árbol oriundo del extremo sureste de Cuba.

Bellas conchas marinas características de las costas del oriente del archipiélago, utilizaron aquellos primitivos pobladores para conformar los ojos, nariz, boca y otros rasgos humanoides del que era uno de sus Dioses.

En la Meseta de Gran Tierra, elevada terraza marina del municipio guantanamero de Maisí, a principios del pasado siglo dos campesinos descubrieron accidentalmente la importante escultura -la más antigua conservada en Cuba- la cual se exhibe actualmente en el museo antropológico Doctor Luis Montané, de la Universidad de la Habana.

Al Cemí de Gran Tierra se le conoce también como Ídolo del Tabaco, presumiblemente por la semejanza de la figura con un gigantesco tabaco negro. Esta reliquia aborigen encarna la imagen de uno de los dioses Taínos, encontrada también en grabados sobre piedra, el más espectacular de los cuales se halló en 1915 en el interior de la caverna de La Patana, Maisí, tallado en una estalagmita de altura superior a un metro, junto a otros seis grabados que forman figuras de animales.

El autor del hallazgo fue el arqueólogo norteamericano Mark Harrington, quien con una sierra cercenó en tres partes la formación calcárea y la trasladó al Museo del Indio Americano, de Nueva York, donde se expone todavía.

En 1997 el gobierno en Guantánamo aprobó, luego de consulta popular, que el Cemí de Gran Tierra fuera a partir de entonces el símbolo de la provincia. Réplicas de la efigie -en pequeño formato- se entregan cada año a personalidades con una contribución importante al desarrollo de este serrano territorio, una de las más ricas plazas arqueológicas de Cuba.